“ISADORA DE COLOMBIA: UNA VIDA ARTISTICA EJEMPLAR”

“HISTORIA DE ISADORA”

Personaje ya histórico y cultural del acerbo intelectual colombiano a la que le podemos calificar definitivamente como una autentica artista carismática, don que le ha servido para desarrollar todas sus aptitudes religiosas a la que se dedicó gran parte de su vida. Al principio lo mundano la invadió para llegar a la fama a través de sus maravillosas cualidades como cantante romántica, cimentándose su reputación sobre lo excelso de sus condiciones artísticas, brindándoles a sus fieles admiradores todo el caudal de su bella y esplendorosa voz, cuyo obsequio supo el publico apreciar en toda su dimensión. Luego, de una forma prácticamente sorpresiva acude al llamado de Dios y abraza su condición religiosa desde su particular punto de vista, comenzando así una nueva etapa de su maravillosa vida y ofrendando a la religión lo que Dios le deparó como maravilloso don, que es su voz y su extraordinaria personalidad. Es así como podemos concebir dos fases debidamente limitadas de una grandiosa artista, que ha sabido representar a su bello país con asombrosas virtudes y de una manera que siempre la enaltecerá como persona. Cumplió con el llamado de su religión y supo sobreponer cualquier otra cosa a lo que ella consideró que era primordial en su vida, que era su forma se servirle al señor, lo que sus admiradores han sabido comprender y por ello la han respetado y aceptado con todo el amor del mundo. MARIA TERESA VILLEGAS, conocida dentro del pentágrama musical universal con el nombre artístico de ISADORA DE COLOMBIA, famosa interprete caleña de temas románticos, más específicamente de grandes boleros, que en su voz de jilguero se convertían en auténticos éxitos y en verdaderas piezas de colección, lo que sucedió desde el comienzo de su carrera como cantante popular en el año 1974, o sea treinta y cinco años desde que se sintió motivada a tomar por asalto, porque eso fue lo que metafórica y prácticamente lo que sucedió, los escenarios, la radio y la televisión de su país para dar a conocerse como la excelsa cantante romántica que es, alcanzando triunfos apoteósicos, extraordinario e increíblemente asombrosos para la época, nacional e internacionalmente. Se consagró como una consumada y versátil cantante y luego, como las elegidas, sumisamente acudió al llamado de su fe para rendirse ante lo que es para ella mucho más importante. Introito: EL BLOG DEL BOLERO: OSWALDO PAEZ. Sigue leyendo