“CHUCHO VALDES: MAESTRO DE MAESTROS”

“QUIÉREME MUCHO”

Siempre resulta placentero hacer referencia de un verdadero virtuoso musical, y eso es ni mas ni menos el personaje que en esta oportunidad le rendimos nuestro humilde reconocimiento, a quien se le ha calificado como dueño de las manos mágicas para ejecutar el piano. Como lo discierne el dicho popular: “hijo de gato caza ratones” y en este caso no podía esperarse menos, ya que el artista que presentamos es hijo de otra gloria de la música, para mas señas un extraordinario ejecutor del piano como lo es el grandioso BEBO VALDES, artífice de un cúmulo de grandes éxitos que lo ha llevado a darle la vuelta al mundo en varias oportunidades para exhibir su exquisito arte. Dejamos a la honrosa consideración de todos ustedes la historia y la obra del eximio artista que presentamos como “MAESTRO DE MAESTROS”, pianista, organista, compositor e instrumentista, CHUCHO VALDES quien es considerado uno de los mejores pianistas del mundo y desde luego la figura jazzistica más importante en la actualidad de Cuba. Desde niño comenzó a tocar piano guiado por su padre, el también pianista, Bebo Valdés, y a los 14 años inicia su actividad profesional en la orquesta Sabor de Cuba, dirigida por su padre. Fue alumno del Conservatorio Municipal de La Habana, donde trabajó con Ángela Quintana y más tarde fue discípulo de Zenaida Romeu y Rosario Franco, cuyas influencias considera importantes en su formación musical, graduándose de la Universidad de las Artes de la Habana. Antes de los veinte años ya era un afamado pianista, decidiendo luego integrarse a grupos de jazz. En los inicios de los años sesenta formó parte de la orquesta del Teatro Musical de La Habana, donde coincidió en la actividad profesional con Leo Brouwer, Federico Smith y Alberto Alonso. Integró después la Orquesta Cubana de Música Moderna, fundando posteriormente el proyecto del grupo Irakere, junto con el guitarrista Carlos Emilio Morales. Con esta agrupación, desarrolla una significativa labor de rescate de las raíces de la música cubana, manejadas con nuevos elementos expresivos.Su revelación mundial como importante exponente del movimiento jazzistico internacional ocurre en el Festival Jazz Jamboree de Varsovia en 1970, donde fue ubicado por la crítica entre los mejores pianistas de jazz de ese momento, como renovador del Latin Jazz o Afrocuban Jazz y exponente del mensaje jazzistico cubano. Introito: EL BLOG DEL BOLERO: OSWALDO PAEZ

“EL BOLERO”

Su calidad interpretativa ha sido reconocida internacionalmente con el otorgamiento de la condición de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Victoria de Canadá, y por la de la Habana y las entregas de la Medalla Félix Varela de Cuba, las llaves de las ciudades de San Francisco, Los Ángeles, Madison y Nevilly en Estados Unidos y la de Ponce en Puerto Rico. Maestro en todos los géneros, tanto jazz, música clásica y música popular bailable, ha impartido conferencias magistrales en la Universidad de Banff en Canadá, la Real Academia de Música de Londres, Centro de Altos Estudios de los Ángeles y San Francisco en el estado norteamericano de California. Ha recibido cuatro premios Grammy: en 1978 con Misa Negra interpretada con el Grupo Irakere; en 1996 con Havana , disco coprotagonizado con el trompetista Roy Hargrove y una banda cubano-americana-portorriqueña, en el año 2001 por Live at the Vanguard Village, y en 2002 por el CD Canciones Inéditas, producido por el sello cubano Egrem que obtuvo la categoría del Premio Grammy Latino como Mejor Álbum Instrumental Pop.

“TU, MI DELIRIO”

Entre sus composiciones más famosas figuran Mercy cha, Niña, Por la libre, Valle Picadura (danzón), Misa Negra (para piano), Juana 1600, Calzada del Cerro, Las Margaritas y Mambo Influenciado, entre otras. Sus instrumentaciones originalísimas a piezas populares, son consideradas un aporte de gran significado para el desarrollo musical cubano. Fuente:    http://www.apoloybaco.com/chuchovaldesbiografia.htm

“POR NUESTRA COBARDÍA”

Ha estudiado a Bach, a Mozart, Beethoven y Chopin. Sus dedos están en absoluta forma técnica, pues su cada día comienza con la sesión correspondiente de ejercicios (hasta los genios estudian). Domina las vanguardias más recalcitrantes de la creación musical. De haberse dedicado a los clásicos, tal y cual, ya tendría su lugar muy cerca de Horowitz y Rubinstein. Los cultores del swing y el jazz internacional, le hacen reverencia profunda. Ya por estas alturas pertenece al Hall de la Fama, pero a cuál? Al de los grandes pianistas? sí . Al de los grandes creadores?. También. En cuál género?: en todos. Qué dirían Roig o Manuel Corona, después que han sido tantas veces versionados, si pudiesen escuchar su Quiéreme mucho o Longina? De seguro le pondrían en la frente sus respectivas coronas de laurel, las que a continuación serían sustituidas, porque también Debussy, Rachmaninov y Chopin, les querrían ceder las suyas.

“NOVIA MÍA”

Con este Chucho, ya de regreso de muchos despliegues de virtuosismo, nos llega este registro discográfico, en que nuevamente hace su apuesta por un género en el que viene incursionando en los últimos años, a partir de Canciones Inéditas,(Grammy Latino en 2002): el discurso a solo, no precisamente jazzístico, en el que aborda algunos temas clásicos de la canción cubana del pasado siglo, junto a otros de su autoría, todos ellos bajo el título de Cancionero cubano, en el que el maestro nos lleva de la mano, durante los sesenta y cuatro minutos que dura, al ámbito de la nostalgia y la intimidad, ese mundo del requiebro amoroso al que le cantaron con sabiduría de filósofos, Gonzalo Roig, Manuel Corona, Portillo de la Luz, Adolfo Guzmán y tantos otros.

“EL DÍA QUE ME QUIERAS”

Para Valdés no existe el peligro de llover sobre mojado, al abordar títulos como Profecía, Tú mi delirio, Alma con alma. Recuérdese que estamos ante una suerte de Franz Liszt del Caribe, que ante un piano gran cola, sí sabe armar una paráfrasis* en toda ley (como lo hacía el célebre húngaro con las melodías de las óperas de Verdi, Wagner o Donizetti), de gran pianismo concertante y que sin embargo, no por ello dejan de ser cubanas ni dejan de ser canciones. Sin embargo, lo mismo que Cancionero Cubano, el disco pudiera llamarse Antología de la Pianística Cubana, pues en temas como Guajira, Valdés deja aflorar el patrimonio que le legó el gran Bebo, quien

lo llevaba de la mano, apenas un niño, a los ensayos del show de Tropicana, (donde era arreglista y director musical en los años cincuenta) catedral del jazz band en Cuba. Bañado en esa pila bautismal, Valdés aprendió todos los ritmos cubanos, pero no sólo eso, aprendió el estilo de orquestación de nuestros géneros, aplicados a ese formato y a sonar ¨en cubano¨ una cuerda de saxofones. Cincuenta años después nos lo devuelve digerido y filtrado a través de un lenguaje en el que conjuga la melodía y el ritmo del género con secuencias armónicas que le son características, algún breve pasaje improvisatorio, pero donde pone bien en claro que no piensa sacrificar el sabor, el acento y el tumbao, por exhibir un virtuosismo que no viene al caso.

“LA SITIERA”

Y cuando sí recurre al pasaje virtuoso, como en Calle 14, sabiamente ha elegido un tema simple: una melodía sonera sobre un tumbao que se alterna como un rondó con pasajes de improvisación muy rápidos, a veces hecho entre las dos manos, otras con el tema en la mano izquierda, como un basso continuo, mientras la derecha literalmente, vuela. El regreso a la cadencia sonera, con brevísimos interludios líricos de apenas una semifrase, lo libran de caer en la trampa de la ejecución virtuosística per se, de la que siempre ha sabido mantenerse bien lejos.De otra parte, la etapa intimista que Valdés inaugurara con Canciones Inéditas, alcanza un momento de auténtica madurez con Lorena. No necesita tener texto este tema para expresar el discurso de alguien cuya intimidad goza de la mejor salud, más que eso, plenitud del goce de la vida, ese que delata a toda persona que se siente feliz.

“AMANECER”

Fina fibra sentimental hace falta tener para abordar sin voz y sin texto cualquier Standard de la canción romántica, del bolero, o del filin, como es el caso de Por nuestra cobardía, Profecía, Realidad y Fantasía o Alma con Alma. Pudiera pensarse que al no estar vestidos estos temas con la voz de una Elena Burke, un Benny Moré o un Tito Gómez, perderían la capacidad de abrirnos la puerta de la nostalgia, ya que tanta es la fuerza de la letra y la emotividad de la entrega de esos clásicos de la interpretación. Sin embargo, una vez más el genio viene a llenar esos espacios, dejando fluir un discurso sentido y sencillo, sin maquillaje ni fuegos de artificio. A manera de coda de una sinfonía, Valdés se despide con una especie de resumen de algunos de los temas del disco y de otros que ha abordado en sus recitales de los últimos tiempos, entre ellos: Tú mi delirio, Guajira, Si te contara (Félix Reina), Manisero. Ya no con la elaboración que tuvieron antes, sino con un claro sentido de estribillo final, (de ahí su título) los temas se concatenan sacando cada vez la arista rítmica o lírica, según el caso, y sin más pretensión de decir un hasta luego desenfadado, coloquial, como quien estuviera diciendo: ¨mañana sigo con más…………..¨ María Elena Mendiola. La Habana, 26 de Agosto de 2005*. Paráfrasis: especie de Fantasías para piano solo, sobre los temas más importantes de óperas del gran repertorio universal, que Franz Liszt compuso y que se caracterizaban por su alta factura pianística, de concierto. Fuente: http://www.granma.cu/1998/98mar2/10mar4i.html.

“CLAUDIA”

Dionisio de Jesús Valdés Rodríguez, conocido como “Chucho Valdés” (9 de octubre de 1941, Quivicán, Cuba). Pianista y jazzista cubano, fundador del grupo Irakere. Hijo del también pianista Bebo Valdés comenzó a tocar el piano a la edad de tres años y a los 16 ya tenía su propio grupo. En 1960 su padre se marchó de Cuba dejando atrás a Chucho. En 1967 formó la Orquesta Cubana de Música Moderna y en 1973 Irakere, la principal orquesta cubana de jazz. Entre los primeros miembros de Irakere estaban Arturo Sandoval y Paquito D’Rivera. Irakere significa “bosque” y algunos de los mejores percusionistas africanos son de ahí. Valdés ha sido el director musical de Irakere casi desde la formación de la orquesta y ha hecho música con toda la orquesta, en grupos más pequeños y en impresionantes solos de piano. Junto con Gonzalo Rubalcaba sigue siendo uno de los mejores pianistas de jazz cubanos.

“VALDES VS. VALDES”

Entre 1968 y 1970 forma un cuarteto de jazz con el que obtuvo su primer gran éxito internacional al estrenar su obra Misa Negra en Polonia en 1978. En el Festival que allí tuvo lugar conoce a Dave Brubeck, quien impresionado por la obra y la interpretación que de ella hace Chucho, envía la grabación a Nueva York a la selección anual de los pianistas. Chucho queda clasificado en cuarto lugar entre los mejores pianistas de música popular del mundo. En 1974 ocupó la tercera posición en esta misma selección. En 1978 obtiene el premio Grammy en la categoría de mejor de jazz de piano por la interpretación que realizara en una presentación de “Misa Negra” durante un concierto en el Carnegie Hall de New York. Entre sus obras más importantes se encuentran Misa Negra, 1968; Contradanza (dedicada a Maria Cervantes), 1968; Cien años de juventud (danzón), 1979; Las Margaritas, 1981; Crisol of Havana con Roy Hargrove; Latin Jazz (obtuvo premio Grammy 1997); Homenaje a Peruchín, 1990, Live at village vanguard (obtuvo Grammy 2000). Mención especial merece la versión que hizo de la obra The Duke, originalmente escrita por Brubeck y dedicada a Duke Ellington. Con el CD Canciones inéditas obtuvo el premio Grammy Latino 2002. En el 16 de octubre de 2006, Chucho Valdés fue nombrado Embajador de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Fuente: Wikipedia.

“IMPROVISACIÓN CUBANA”


4 thoughts on ““CHUCHO VALDES: MAESTRO DE MAESTROS”

    • Estimado señor José le agradecemos su deferencia al participar en el presente foro y exponer su importante opinión en el mismo. Efectivamente no colocamos ninguna pieza de Chucho Valdes porque la pagina estaba en elaboración y no se había terminado, por lo que, como es usual en todos los reconocimientos que hacemos, lo complementamos con las interpretaciones de los homenajeados, pero por alguna razón que desconocemos salió publicada la pagina sin que la hubiésemos terminado, por lo que les rogamos todas las disculpas del mundo. Pronto la terminaremos y podrán apreciar, no solamente la historia de este fabuloso y genial pianista cubano, sino que también podrán disfrutar de sus bellas y exquisitas melodias a través de sus excelentes ejecuciones en el piano. Gracias por su amable intervención y reciba nuestros saludos con la mayor consideración y estima. Atentamente:El Blog del Bolero: Oswaldo Paez

  1. chucha compartan algo interesante como una partitura y no videos que uno puede encontrar en youtube y la informacion en wikipedia la puta que los pario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s