“FERNANDO VALADES: UN CANTOR CON UNA BELLEZA ESPIRITUAL UNICA”

“POR QUE NO HE DE LLORAR”


Don FERNANDO VALADES LEJARZA, fue un meritorio, capaz e enjundioso personaje maravillosamente delicado por su conformación artística, derivada de un delicado y critico padecimiento físico surgido como consecuencia de un error, de una equivocación en la preparación y suministro de un alimento cuando apenas era un bebé.   Finamente educado,culturalmente bien formado y, por añadidura, exquisito y grandioso poeta y cantor, que mas que cantar musitaba, susurraba, ya que armoniosamente decía sus bellas, emblemáticas y evocadoras melodías, impregnándolas de un sentimiento grandioso, pocas veces conocido en el ámbito artístico universal, que fácilmente llegaban a lo más recóndito y profundo del ser humano. FERNANDO VALADES, como artísticamente se le conoció, nació un día primero de abril de 1920, en el bello puerto de Mazatlán, Sinaloa, México, en el seno de una familia de distinguidos y cultos intelectuales mexicanos, contando entre sus ascendientes y descendientes a escritores y periodistas de fama, todos de apellido Valadéz. Fue el cuarto de cinco hijos del matrimonio formado por don Carlos G. Valadés y doña Esther Lejarza de Valadés. Su familia era de alcurnia, acaudalada y culta, por lo que creció en un ambiente de selecta cultura y refinada educación intelectual, musical y poética. Por sus venas corría sangre de poeta (su padre lo era, aunque no tuvo la oportunidad de publicar ninguna de sus obras porque murió muy joven, apenas a los 29 años), lo que influyó en su posterior talento para la composición poética y musical. Esta pequeña introducción la tomamos de, a quien le damos nuestras mas expresivas gracias por tan hermosa forma de presentación. Al respecto continua exponiendo que cuando nuestro personaje era pequeño, una sirvienta de su casa, endulzó un biberón con polvo matahormigas, confundiéndole con azúcar, lo cual afectó al pequeño Fernando, causándole tremendos y graves problemas de salud, que aunque se logró salvarle la vida, le dejaron secuelas de inmovilidad en sus piernas. Se casó con Lucila Valdéz Tirado, una joven bellísima con la cual procreó catorce hijos. Este extraordinario e inmortal artista es como una especie de versión de don Agustín Lara, dada la similitud en sus rasgos, en la forma de tocar el piano, en el contenido y sentido de las letras de sus composiciones y la manera de interpretarlas, sin que esta apreciación muy personal nuestra pueda interpretarse mas allá de una simple forma de reflejar lo que este grandioso cantante y compositor ha llegado a representar artística y culturalmente dentro del pentagrama musical mexicano y universal, es simplemente tratar de ubicar sus dimensiones como artista dentro de lo que se produjo o nació durante su época  Fue marido y padre ejemplar y al saber a su esposa enferma y desahuciada, se hunde en la más profunda y peligrosa depresión y muere de un infarto en diciembre de 1979, pues el dolor que lo embargaba fue superior a sus fuerzas física, ya de por si delicada por las limitaciones con las que tenia que vivir. Se Recuerda de manera especial y como muy emblemática la belleza de su voz y su magistral ejecución del piano en el bellísimo, hermosisimo y reconocido bolero que compuso cuando su querida madre, doña Esther Lejarza de Valadés, falleció, al que le puso como titulo “PORQUÉ NO HE DE LLORAR”, donde queda plenamente reflejado todos los rasgos que rodearon a este inolvidable e irrepetible artista, que es precisamente el bolero que encabeza este pequeño, sentido y merecido homenaje que le hacemos para rendirle tributo a quien dejó para la posteridad una obra imperecedera y fiel referencia de lo que es ser verdaderamente un artista, un cantante, un compositor en toda la extensión de tales calificativos. Rogamos a nuestros ilustres visitantes que a la hora de emitir sus opiniones al someter a nuestro personaje al escrutinio del que debe ser objeto, que tengan muy en consideración el sentido de las composiciones que surgieron de su fina pluma, el sentimiento que le impuso a cada una de sus interpretaciones y a lo delicado y sentimental forma de llegarle a sus admiradores. Introito: EL BLOG DELBOLERO: OSWALDO PAEZ.

“REGALO DEL CIELO”


FERNANDO VALADÉS LEJARZA Nació en Mazatlán, Sinaloa el 1 de abril de 1920 Y murió en diciembre de 1979. La vida de los hombres ilustres del Estado de Sinaloa, como la de Fernando Valadés Lejarza, están llenas de referencias históricas, interesantes anécdotas y hechos de comportamientos ejemplares sobre quienes nos han dado identidad local y nacional. Don Fernando fue pariente de una cepa de intelectuales famosos como el Doctor Juan Jacobo Valadés, abuelo del periodista José C. Valadés, quien escribía en la columna de “Levantisca Pluma y Ardiente Oratoria”; de su homónimo Don José, historiador del Siglo XIX y padre del jurista Diego Valadés, alguna vez Procurador General de la República; del escritor Edmundo Valadés, autor de “La Muerte Tiene Permiso”, el cual dedicó gran parte de su vida a su revista “El Cuento” con la colaboración de Juan Rulfo; y era hermano del cronista de la Ciudad de Mazatlán, Miguel Valadés.

“MI ULTIMA CARTA”

Hacemos memoria de este distinguido sinaloense, porque Fernando es un claro ejemplo de importantes legados musicales, de inspiradas poesías y canciones dedicadas al amor, a la gente mexicana y de los países Latinoamericanos, así como a su mujer y sus hijos. Para él la familia era el símbolo fundamental de la unión social y el centro de sus relaciones personales. Sus canciones dedicadas principalmente a la belleza, simpatía, alegría y características de las mujeres y de los valores culturales de la gente que conoció en diferentes partes del mundo, fueron las encargadas de perpetuarlo en varias naciones como Colombia, Nicaragua, San Salvador, Estados unidos, Guatemala, Costa Rica, Puerto Rico, Venezuela, Panamá, República Dominicana, cuyos pueblos supieron honrarle con sendos monumentos.

“NO PODRE OLVIDARTE”

Los Chapines (guatemaltecos) abrieron las puertas de su Conservatorio Nacional de Música para que Fernando ofreciera ahí un concierto a inicios de los años 70’s. No podía ser de otro modo pues a ellos dedicó “Patojita”, voz que en lenguaje popular de allá significa Niña. A nuestros hermanos “Salvadoreños” les regaló “Ojitos Salvadores”, cuyo título no necesita explicación. Algunos comentaristas de la prensa internacional han circulado versiones que “Valadés es Sudamericano”, incluso hay quien lo supone vivo. En Santo Domingo es considerado como símbolo de la revolución dominicana tras el derrocamiento del presidente Trujillo.

“EL DICCIONARIO”

Gracias a su fama como un gran artista, existe una anécdota en la cual los revolucionarios se cobijaron bajo su  amparo, llevando una manta que decía “No, disparen, aquí viene Fernando Valadés”. Estos revolucionarios son los actuales funcionarios públicos en aquel país. En muchos lugares su nombre les es muy familiar, pues aún hasta la fecha perdura su recuerdo en el pensamiento de hombres y mujeres que lo acompañaron durante su corta trayectoria como compositor y cantante y que aplaudieron hasta el cansancio durante sus presentaciones en los mejores teatros, auditorios y casas privadas de políticos, intelectuales y artistas amigos.

“DOS CAMINOS”

Don Fernando murió durante la etapa más productiva de su vida. Sus éxitos más conocidos fueron “Asómate a mi Alma”, dedicada a su esposa Lucila, quien fue la musa de sus primeras canciones, y “Porqué no he de llorar”, inspiración que brotó al momento en que perdió a su madre. Estas canciones fueron también grabadas por el trío “Los Santos”, así como “Yolanda y los Perla Negra”, y algunos otros, como Ángela Carrasco, María Victoria y Carlos Cuevas.

“NO VUELVAS”

La canción “El Diccionario” fue recibida con entusiasmo por su letra y ritmo contagioso, la cual se cantaba con frecuencia en las escuelas de Sinaloa, así como “Cántale Mar”, dedicadas a sus recuerdos marinos y vistas en las playas de Mazatlán, por los amaneceres y atardeceres de este bello puerto. “Regalo del Cielo” es una canción que se adjudican varias de sus hijas, dado lo hermoso de su letra. Uno de sus entrañables amigos fue, Mariano Rivera Conde, oriundo del pueblo de La Noria, director artístico de la RCA y quien le abrió las puertas de la fama en la década de los 60’.

“UNA NOCHE MAS”

El legado artístico de Don Fernando incluye más de 300 canciones, las cuales están en manos de los hijos, así como todos sus discos de oro y de platino, que ganó en el extranjero y en México. El famoso Teatro Blanquita de la Ciudad de México, lo recibió en muchas de sus presentaciones, así como algunos homenajes de televisión que recibió aún en vida. De hecho el viajaba constantemente por todos los rincones de México para llevar sus composiciones, a veces era acompañado por otros músicos, como el guitarrista Claudio Estrada, manejando Fernando su propio carro, un Impala, el cual lo llevó algunos años por muchas regiones del país.

“ES MI AMOR PARA TI”

Las inspiraciones artísticas no sólo le dieron fama en la poesía y la música, ya que también era un labrador de madera excepcional, cuyos muebles de caoba se encuentran en los hogares de muchas familias mexicanas, gracias a su faceta empresarial. Como negocio, llegó a vender muebles a las tiendas de Liverpool de la Ciudad de México.

“MI CANCIÓN ERES TU”

Además fue un promotor del Cine Móvil, que nos recuerda a la famosa película de Cinema Paraíso, pues el iba a los pueblos y rancherías de Sinaloa, poniendo una carpa y sillas, para que la gente de bajos recursos, tuvieran la oportunidad de poder ver películas en sus propias localidades y a precios accesibles, como lo señala el compositor Faustino López Osuna, oriundo de Agua Caliente.

“COMO DE QUE NO”

Aprovechando la oportunidad para recordar en entrevista en el Sol de Mazatlán (abril/2007) que Valadés tenía una discapacidad física que lo obligaba a caminar con muletas, y cuando llegaba a su pueblo a dar funciones de cine, en una camioneta que adaptó él con palancas en el clutch y acelerador para maniobrar con las manos, todos los chiquillos le ayudábamos a bajar y acomodar los instrumentos para la función y ganábamos así la entrada libre.

“OJITOS SALVADOREÑOS”

De hecho Don Fernando, apoyó a mucha gente con discapacidad en sus piernas, pues reconvertía carros para adaptarlos a este tipo de personas, para convertirlos en conductores que utilizaban sólo sus manos en las maniobras automovilísticas. Sus habilidades en tornería y mecánica, le hicieron contar toda su vida con maquinas especializadas, con las cuales hacía infinidad de trabajos para su casa y sus amistades.

“PATOJITA LINDA”

En sus múltiples viajes al y desde el Aeropuerto, cuando iba o regresaba de sus giras nacionales o internacionales, Luis Cárdenas alias “El Largo”, era el taxista encargado de transportarlo, por lo cual cultivaron una gran amistad y cuenta uno de los hijos de este conductor que cuando pasaba por la 21 de Marzo donde vivía Don Fernando y el maestro estaba tocando el piano, le lanzaba algunos gritos, lo cual provocaba un saludo entre taxista y compositor, donde esté último procedía a hacer sonar con más fuerza su piano.

“MALA MUY MALA”

Otro incidente curioso en la vida del artista nos cuenta su hija Conchita Valadés de Boccard, hija menor de Fernando y quien amablemente nos concedió una entrevista en “Casa Lucila”, un bello hotel boutique ubicado en Olas Altas, quien nos dijo como cuando el artista visitó Guasave, los entusiasmó tanto que no quisieron que nadie en la ciudad se quedara sin escuchar al músico, por lo cual ingeniosamente adaptaron una góndola con una bocina, cantando y tocando Fernando sus éxitos a lo largo y ancho de sus calles, para regocijo de sus pobladores.

“NO ME NIEGUES”

Al igual que su hermano Miguel, Fernando era amante del arte fotográfico y contaba con un magnífico equipo que siempre llevaba consigo. Me platica su hija Conchita, que del cúmulo de imágenes disponibles se está seleccionando un material que acompañará la biografía de Don Fernando en su libro de próxima edición. Un pasaje con la obra y el anecdotario de este orgullo de Sinaloa, lo podemos encontrar al visitar “Fernando Jazz Bar” de “Casa Lucila”, allá frente al monumento a Pedro Infante, acompañado de la hermosa bahía de Olas Alta.

“COMO SE”

Corría el año de 1920 en el bello puerto de Mazatlán, Sinaloa, en una mañana soleada y golpeada por la brisa del mar, donde la familia de Doña Esther Lejarza de Valadés, estaba reunida pues ya llevaba nueve meses de embarazo y en aquella época los hijos solían nacer en la casa de sus padres. Estaba en su plenitud la primavera en el día 1° de abril, donde los mangos frutales de la casa se encontraban en su momento floreciente  y la continua presencia de las grabaciones musicales del Maestro Fernando Valadés.

“INMORTAL”

Después de degustar un clásico desayuno sinaloense, Doña Esther anunció comenzar a sentir fuertes dolores de contracciones y la ruptura de la fuente, pues ya venía para ser recibido con amor y deseo el nacimiento de su cuarto hijo, apresurándose la partera y los familiares a preparar las mantas, el agua caliente y el instrumental médico. Como un angelito coronado en el cielo, nació su cuarto heredero. Un pequeño varón de casi tres kilos de peso, de piel blanca y apiñonada, con un poco de pelito, cuyo primer grito anunciaba la llegada de quien sería un gran compositor.

“ASÓMATE A MI ALMA”

Mazatlán es un puerto natural del pacífico, el cual durante siglos fue visitado por marineros de diferentes nacionalidades, y por ello, las raíces del viejo continente y sus valores, permeaban la cultura y las tradiciones de la localidad. Doña Esther había tenido ya tres preciosos hijos cuyos nombres habían sido escogidos con mucho amor y todos ellos eran los clásicos nombres que en esa época eran seleccionados para no olvidar el origen de sus antepasados españoles, con un ímpetu conservador característico de esa zona de gran arraigo en el país.  Los tres primeros hijos se llamaban Carlos, Adrián, Miguel y el recién nacido recibiría el nombre de Fernando, el cual representaba una fuerte convicción de honor y respeto, pues existían muchas historias heroicas de antepasados con el mismo nombre. La partera puso al recién nacido en los brazos de su madre, y un grito de ya nació y es varón, recorrió los pasillos de la vieja casona de los Valadés, familia reconocida y de buena posición económica en el puerto. La bella casa de los señores Don Carlos G. Valadés y Doña Esther Lejarza de Valadés, tenía de más de 50 años de haber sido construida y estaba perfectamente conservada, ubicada en la zona centro de la ciudad, con techos muy altos y grandes ventanales, para mantenerla fresca en los tiempos de calores veraniles. Cada uno de los niños tenía su nana. Al pequeño Nandito como lo llamaban así de cariño, le habían asignado a una jovencita muy madura y responsable para su corta edad, quien le dio además de cuidados para su salud y alimentación, un trato cariñoso y jovial, el cual marcaría junto con el amor de sus padres, un carácter alegre y risueño de un artista inspirador. La nana fue visitada años después por los hijos de Don Fernando en un restaurante de tradición en la Plaza de la Machado, enfrene del Teatro Ángela Peralta, el cual le llaman El Túnel, de comida mazatleca. Ya siendo viejecita, murió en el año 2000, dejando muchos recuerdos de cariño y agradecimiento de la familia Valadés. Los hermanos Valadés fueron criados en un ambiente cultural de música y poesía, junto con sobresalientes actividades manuales de la carpintería y con alta tradición marítima, pues siempre participaron en la pesca y en la construcción. Uno de los hermanos fue capitán de puerto, otro vocero de la Ciudad de Mazatlán y fabricante de lanchas marinas, y el otro comerciante. La principal influencia artística de Fernandito se inició con su padre, Don Carlos, quien viajaba constantemente a la Ciudad de México. Era un poeta joven con un talento creativo desconocido hasta ese momento y que desgraciadamente no se pudieron publicar sus poemas, porque en una de sus visitas a la capital del país, con sus escritos en la mano y viajando en un carruaje de caballos al estilo de los que usaban Maximiliano y Carlota, fue mordido por una víbora de cascabel mientras descansaban en un tramo de la zona del Estado de Nayarit. Por más esfuerzos que hicieron sus acompañantes para llevarlo a Tepic con vida, no lo lograron. Dejando en tragedia a una familia cuyo sostén dependía del trabajo de un hombre fuerte, el cual a su muerte apenas tenía la edad de 29 años. Su esposa, queda viuda en la plenitud de su belleza y juventud, llevando en su vientre a su quinto hijo varón de 5 meses de gestación y que al nacer lo bautizaron con el nombre de Cesar. Doña Esther, una mujer de rasgos finos y elegantes, se vio obligada a transformar su hogar en Casa de Huéspedes, para poder mantener a sus cinco hijos y a su madre Doña Manuela Osuna, viuda de Lejarza, quien en ese momento todavía vivía en La Noria, Sinaloa. Un pueblo muy pintoresco que hasta la fecha se conserva casi igual como en el siglo antepasado. La casa de Doña Esther abarcaba la mitad de la cuadra y las remodelaciones se llevaron muchos meses hasta su conclusión. Por ser una madre dedicada por entero a sus hijos, ella nunca se volvió a casar y apoyada por Doña Manuela, comenzaron sus nuevas actividades para un turismo incipiente pero de gran oportunidad en el futuro. Ambas damas eran muy queridas y respetadas por todos los habitantes de Mazatlán. Su popularidad fue tal, que existe la versión de que en Santo Domingo, al derrocar al presidente Trujillo, un grupo de revolucionarios tomó su fama y pintaron en una manta un letrero “No disparen, aquí viene Fernando Valadéz”. Fuente: http://foro.univision.com/t5/Baladas-y-Boleros/EL-RINCON-MUSICAL-DE-FERNANDO-VALADES/m-p/332392414

Anuncios

24 thoughts on ““FERNANDO VALADES: UN CANTOR CON UNA BELLEZA ESPIRITUAL UNICA”

  1. Tuve la dicha de asistir a un concierto del maestro Valades, en mi ciudad Tegucigalpa, capital de Honduras, cuando era un adolescente enamorado. El maestro Valades, se presento en el cine Presidente, el mejor cine de esos años 60s ahora convertido en centro de concenciones y espectaculos religiosos. Recuerdo bien cuando ayudado de sus muletas, que no le restaban personalidad ni presencia, porque era el gran compositor e interprete cantante-autor el maestro Fernando Valades! Cuando comenzaba a interpretar el piano y sus composiciones nadie reparaba en su limitacion fisica. Tengo 61 años y aun recuerdo ese concierto acompañado por su inseparable piano, en donde interpreto esa tarde la mayoria de sus exitos a la fecha. Toda mi generacion recuerda con entrañable cariño al maestro Valades, y continuamos aun hoy en dia escuchando sus composiciones, y añorando esos tiempos ya idos y al inolvidable maestro Valades. Gracias maestro por dejarnos tan bellas melodias y letras que tocan el alma.

  2. QUE BONITO TODO ESTO ACERCA DE FERNANDO VALADES !! ME EMOCIONE BASTANTE AL SABER ACERCA DE SU VIDA YA QUE NO SABIA NADA, YO CRIE ESCUCHANDO SU MUSICA EN PAIS REPUBLICA DOMINICANA APESAR DE QUE SOY DE SU EPOCA , PERO EL ERA EL IDOLO DE MI MADRE Y MI TIA(QUE PAZ DESCANCE) A MI MADRE LE SIGUE GUSTADO SU MUSICA. Y A MI TAMBIEN ES MUY ROMANTICA! GRACIAS POR PONER ESTA NOTA EN LA NET. JOSE.

  3. Gracias por darnos la dicha de recordar a Fernando Valadez un artista maravilloso es un regalo grandioso, que labor tan linda, de nuevo gracias.

  4. Tuve la dicha de conocerle y ser su amiga por muchos años,Una persona con una sensibilidad increible, dulce y romantico, un gran compositor, a quien recuerdo con mucho cariño y admiracion.-

  5. Cuánto dolor en tu alma, Fernandito, cuando aquel polvo de biberón, que no siendo de leche, sino veneno para hormigas, dejó tus piernas semi-paralíticas. No caminaste como el resto de los niños: palos de madera fueron tus acompañantes. Pero también fue tu acompañante la otra madera, la de la caja de resonancia del piano, donde desbordaste tus bloqueados ríos en las corrientes nerviosas o axones de tus manos, fluyendo ahí ¡póstuma!, la sangre poética de tu padre, muerto a edad temprana por otro veneno, el de una víbora cascabel; sus poemas no pudieron conservarse porque se perdieron en el camino. Pero tú, sobreviviente hormiga, pudiste dar cauce a la sustancia tóxica, en tu apasionada y “laboriosa” creación musical y poética. Más de 100 hermosas melodías, tu legado. Gracias, hijo de “las olas altas” por toda tu nostalgia y tu dolor sublimado. Gracias, Fernando, por tu “Regalo del cielo”… y también al creador invisible, o al azar, por haber dispuesto las cosas, de tal manera.

  6. Gracias por hacer esta pagina y darnos a conocer detalles de la vida de este gran canta autor, para mi madre ha representado momentos muy gratos en su vida y escucha hasta ahora la melodiosa voz de este gran artista, ella sueña siempre con ese amor ideal que Fernando Valadez comenta en sus canciones, para mi ha sido siempre un placer el oir corear a mi madre estas sencibles letras que también han marcado mi vida junto a ella, Germán y Norma de Ecuador

  7. Víctor soler. wao, que felicidad al encontrar el relato de la vida de este monstruo del arte,cuanta diferencia a lo que estamos viviendo hoy en cuanto a letra y música, pero menos mal que tenemos cosas que aun sus autores no estén con nosotros, sus recuerdos no mueren. Gracias por edificarnos, pues era uno de los que creíamos que Don Fernando Valadés era Argentino ,y de verdad como amante de la cultura y las cosas buenas me gustaría y quisiera algún día tener la oportunidad un dialogo o una comunicación con algún pariente de ese fallecido romántico artista que nos dejo tan buenas y bellas canciones,así como tan lindo recuerdos de su vida. Soy de la provincias Santo Domingo en la Capital de La Republicana Dominicana. Mis números de teléfonos son: casa ,809-593-2986, de noche y los domingos y móvil,809-256-6732, en cualquier hora del día

    • Estimado señor Victor Soler para nosotros constituye un verdadero placer hacer posible que usted pueda emitir sus muy respetables opiniones sobre el grandioso artista mexicano Fernando Valades y ciertamente su obra quedó para la posteridad y constituye una bonita forma de evocar grandes momentos de nuestras vidas en la época de la juventud que ya se nos fue, por lo que también el blog que administramos sirve de vaso comunicante para que se pueda recordar las cosas bonitas que nos sucedieron en el pasado.Hacemos votos para que su deseo se exteriorice y pueda hablar con algún familiar de este inmortal cantante y compositor de transcendencia universal. Suerte en ese y en todos los aspectos. Reciba nuestros saludos con la mayor consideración y estima. Atentamente: EL BLOG DEL BOLERO: OSWALDO PAEZ

  8. Mi nombre es Lauro Casas. Vivo en San Luis Ayucan, municipio de Jilotzingo en el edo de mexico., yo tenia 9 años cuando conoci al Sr. Fernando valades. Por que mi papa el Sr. Julio casas mira. Precidente de este municipio. Le rento un salon muy grande, para su carpinteria. Sus empleados del sr. Valades, fortino y rafael. Trabajaban con el en unos tornos, hacian muebles muy finos. En ese tiempo yo hera un chiquillo. No tenia dinero y se aproximaba el dies de mayo. Amable mente rafa y fortino junto con el sr. Valades me enseñaron a hacer una lampara de buro. De caova. Para que le diera ese regalo a mi madre, me esforze para hacer esa lampara que mi madre la conserva con mucho cariño. Por ser un trabajo de su hijo lauro en apoyo de sus empleados rafa y fortino. Y supervisado por el sr. Valades., en memoria del Sr. Fernando valades y un Amigo muy querido que fue para mi padre el Sr. Julio Casas Mira.
    dedico con todo mi respeto y admiracion por estas dos personas tan queridas y amadas. Por mi, en donde se encuentren muy serca de Dios les mando un gran abrazo y que Dios me permita algun dia que el lo disponga para mi estar nuevamente coviviendo con ellos.
    Gracias por este espacio. A quien corresponda le pido publique estas lineas para agregar este reconocimiento mas al Sr. Fernando Valades y a mi padre Sr. julio Casas Mira

    • Apreciado señor Lauro Casas Gonzalez reciba nuestra bienvenida y gracias por sus amables palabras para con quienes de alguna forma lo ayudaron y asesoraron para brindarle un bello presente al ser que lidio la vida y por los recuerdos que dejó plasmado relacionados con el grandioso Fernando Valadés, cantante y compositor, ademas de los oficios que usted señala, de origen azteca y que tuvo una vida muy particular y una forma súper especial para cantar y componer sus temas, de los que siempre se ha opinado que constituyen piezas impregnadas de un sentimiento único, indescriptible,que llegan a lo mas profundo de nuestras almas. No hay necesidad de solicitar que sus palabras se publiquen en este blog, instrumento interactivo y a disposición de todos nuestros ilustres visitantes, la única condición se basa precisamente en el respeto, la tolerancia y no utilizar palabras soeces, altisonantes, ofensivas, lesivas o degradantes hacia cualquier persona o artista. Nuevamente le damos las gracias por su intervención y le saludamos con la mayor consideración y estima. Atentamente: EL BLOG DEL BOLERO: OSWALDO PAEZ

  9. Siempre he sido ferviente admiradora del grandísimo y querido compositor. Tuve la dicha de estar en un concierto que dio en la ciudad de Barranquilla ( Colombia)en el año de 1965 y desde entonces empece a colecciones todos los volúmenes de sus long play.
    Hermosa presentación de estas páginas donde nos dan. Oportunidad de conocer aspectos lindisimos de su vida!

  10. Es una música maravillosa letra que llega al alma, tengo 60 años pero escuchaba la música a través de mi madrecita y mi padre, me gustaría saber exactamente en que año se dió a conocer la música de él, si alguien puede públicar lo agradecere.

  11. E l Sr. Valadez tuve la dicha de conocerlo personalmente ya que mis papas tenían una casa e e huespedes y su hijo fernando estudiaba y vivía en mi casa por consiguiente el señor era amigo de mis papas y recuerdo que todos comentaban como era posible que se viniera. Manejando desde mazaran a ver a su hijo, yo recuerdo que mis papas tenían todos los discos del señor y hasta la fecha he enseñado a mis hijos a escuchar su música nunca falta en nuestras reuniones escuchar Porque no he llorar felicidades por esta linda biografía me hicieron el dia gracias. Rosa de la Peña.

  12. Me acuerdo cuando mi abuelo hacia sonar el LP (disco de acetato) aquella tarde de los sábados acostado el en su hamaca, era como un eco de amor por toda la casa … tuve en mis manos el LP solo recuerdo una portada roja con dorado y era como una recopilación de éxitos, hoy donde estés querido abuelo te sueno esta música que se que tanto te gustaba.

  13. Buenos días a todos, en similitud al estimado Sr. Allan Pineda los recuerdos también están tan marcados en mi mente con este gran artista, al crecer con la sencillez de sus melodías coreadas por mi amada madre (Norma Sevilla) en las tardes de cada fin de semana, sin querer en mi mente se quedaron grabadas cada una de sus canciones, ahora tengo 43 años y se que esa sensibilidad en un artista ya no volverá, A mi madre amada que sé que va a leer estas frases, gracias por su amor, por su ternura, su sencillez, por sus cuidados, y por todo lo que ha formado en mí, solamente que Diosito me la bendiga siempre y que siga a nuestro lado muchos años más coreando las canciones de este gran artista.

  14. Mi nombre es Óscar Botero Franco, Periodista colombiano con más de 46 años de trayectoria en el mundo del espectáculo. Yo tuve la oportunidad de conocer personalmente a ese gran señor, a ese inigüalable artista, a ese poeta de la canción, don FERNANDO VALADÉS.
    Creo que fue en el año de 1966, cuando se presentó en el Teatro México de la ciudad de Itagüí (departamento de Antioquia), a escasos kilómetros de Medellín, donde también se había presentado en el Teatro Junín. Me encantan sus canciones, su estilo y guardo una profunda admiración por él. Creo que le compuso 8 canciones a Colombia. Sus canciones nunca morirán…él las concibió para que fueran eternas.

  15. Mis calidos saludos,que hermosa biografia de un ser humano unico como el,y ni se diga su voz y su piano,mi primer LP fue de el ,yo con apenas 9 anos le dije a mi madre que ese era mi regalo de cumple,me lo trajo de un viaje a Puerto Rico,cuando venia bajando la escalera del avion lo primero que vi era mi regalo ,aun recuerdo como palpito mi corazon,mis padres fueron a una presentacion y se tomaron una foto con el,no dormi hasta que no llegaron ,que hermoso recuerdo,lo escucho siempre y mis hijos dicen :el cantante de Mami,cuanta ternura,delicadeza,debe estar en el cielo con los angeles cantando con ellos,los felicito por tan hermosa biografia,soy de Rep.Dom.de la parte Cibao ,mis felicitaciones,Stella Espinal

  16. Excelente página. Agradezco infinitamente a sus creadores, pues la misma enriquece al interesado en la vida de este ilustre prodigioso cantante de la verdadera musica romántica. Dios siga iluminandole para que continúen haciendo estos extraordinarios y fructíferos aportes al arte, lo que constituye un rescate.

  17. Pingback: Conozca a… Fernando Valadés | CLUB VERDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s