“RAFA GALINDO: “EL TROVADOR DE LA RADIO”

“NOCHE DE MAR”

Dentro de la historia de la música romántica, principalmente del bolero, el incomparable Rafa Galindo tiene un sitial de primer orden, ya que se trata de un músico que ha estado recorriendo el mundo durante muchísimos años, dejando marcada su huella indeleble en el pentagrama musical de Venezuela y de América. Se trata de un personaje carismático, con una gran personalidad, inquieto, que siempre estuvo en la búsqueda de nuevos horizontes, por lo que constantemente estaba en continuo movimiento y probando fortuna sistemáticamente. Es así como pasea su arte por una gran cantidad de ciudades acompañado por disímiles grupos musicales, pero siempre en plan estelar, sin decaer jamás en lo que siempre ha sido su amor: la interpretación del bolero. Esta es, más o  menos la semblanza que hemos podido encontrar dentro de las investigaciones que se han realizado con tal propósito: Rafael Ernesto Galindo Oramas, artísticamente conocido como Rafa Galindo, nació el 24 de Octubre de 1921 en la Victoria, Estado Aragua Venezuela, y falleció en Caracas, Venezuela, el 25 de mayo de 2010. Algunos años mas tarde, fue re-bautizado por el locutor Perreti Hidalgo, comoEl Trovador de la Radio. Introito: El Blog del Bolero.

“CARACAS VIEJA” DE BILLO FROMETA

Un improvisado y exitoso debut lo motiva a continuar forjando su destino como cantante y es así como se incorpora al “Trio Antillano”, junto a Pîcolo y Escalante; prosiguió con la Orquesta de Los Hermanos Rivas y luego con la “Tropicana Nights”. En 1939 se une a la Orquesta “Venezuela Boys”, del Club Venezuela. Según el propio Rafa, la mayoría de los miembros de esta agrupación son los que un año más tarde conformarían “La Billo`s CaracasBoys”, fundada y dirigida por el siempre recordado Maestro Billo (LUIS MARÍA FROMETA PEREIRA), con la que estuvo cantando casi desde el día de su fundación hasta 1946, cuando finaliza su “primera etapa” con la “Billo’s”. Durante este período impone una serie de éxitos, como: “La cita”, “Ven”, “Noche de mar”, “Un sueño”, entre otros tantos; la popularidad de Rafa crecía junto a la de la Orquesta y pronto se hizo de un nombre en el medio artístico, su afinado timbre de voz comenzó a ser reconocido tanto nacional como internacionalmente. Razón que llevó a Rafa a tomar la decisión de abandonar la Orquesta Billo’s, lo que obedeció a una interesante oferta proveniente de Colombia; sin embargo, antes de tomar dicha decisión, Rafa le consultó al maestro Billo’s, quien solo le puso una condición, antes de marcharse, debía presentarle a su sustituto. Así comenzó el peregrinar de Rafa, en busca de su suplente, las exigencias del maestro Billo cada vez eran mayores, en el casting desfilaron afamados interpretes, incluido Marco Tulio Maristany, faltando escasos días para el compromiso en Colombia y aún sin la aprobación del suplente por parte del maestro, Rafa decide jugarse una última carta: su cuñado Miguel Briceño… Una vez concluida la prueba, el maestro se dirigió a Rafa diciéndole: ¿qué estás esperando?, puedes marcharte!.

“CANTO A CARACAS” DE BILLO FROMETA

En Colombia le esperaba un contrato con radio Continental, allí canta bajo la dirección del español José María Tena, trabaja además en el centro nocturno “La Reina” con la Orquesta del músico peruano Blacio Junior. De Colombia sigue camino a Panamá, y tras una breve estancia, regresa a Caracas y en 1947, funda junto al eterno guarachero Víctor Pérez, la “Orquesta de Rafa y Víctor”. Durante este año, amenizan algunas fiestas del carnaval caraqueño, y así siguen un año de relativo éxito hasta llegar a los carnavales de 1948, cuando decidieron separarse. Pocos meses después, entró a la orquesta de Pedro José Belisario, haciendo presentaciones en diversas estaciones de radio y clubes nocturnos, allí se mantuvo hasta el año 1950, cuando pasa a las filas de la orquesta de Rafael Minaya.

“CANTAR DE PALMERAS”

Este inquieto joven, quien aún no arribaba a los 30 años, para el momento había desfilado por nueve diferentes orquestas y recorrido Venezuela, Colombia y Panamá. Con la Orquesta de Rafael Minaya, se mantuvo por dos años, luego regresa a la Billo’s Caracas Boys, a lo que sería su segunda etapa, la cual se extendió por cinco años, durante este período, recorre toda la geografía nacional, continúa escribiendo parte de las páginas de la radio venezolana, hacen presentaciones en nights clubes y teatros, lugares frecuentados por la sociedad de entonces, y así, sin proponérselo su voz iba dejando huellas. Por mas de 65 años Rafa ha participado en al menos 18 agrupaciones, de diferentes formatos, incontables han sido sus presentaciones dentro y fuera del país, ha compartido tarima y estudios de grabación con cientos de músicos y cantantes, pero, curiosamente, solo tres han estado presente en casi toda su trayectoria artística: Billo Frómeta, Víctor Pérez y Manolo Monterrey.

“RUISEÑOR”

El nombre de Rafa está inscrito en las gloriosas páginas de la historia de la radiodifusión Venezolana, su voz ha sido principal protagonistas en diversos programas de la época de oro de la radio: “La voz de Philco”, Radio Continente, Radio Caracas radio, Estudios Universo, Radio mía, “La voz de la esfera” y Radiodifusora Venezuela, son solo algunas de las estaciones que se engalanaron con su voz. Programas como “La Caravana York”, “La Caravana Camel”, “Variedades Esso” y “La Canción Palmolive”, entre otros, tenían la voz de Rafa como tarjeta de presentación. En estos programas radiales, Rafa contó con el respaldo de afamadas orquestas de la época, como las de Luis Alfonz Larrain, Aldemaro Romero y Eduardo Serrano. Por problemas personales, el maestro Billo disuelve la orquesta y se marcha del país, Rafa, “huérfano de orquesta”, se reúne con Manolo Monterrey y Stelio Bosch Cabrujas para conformar “Los guaracheros de Manolo”, emprenden una gira por Centroamérica, y a su regreso a Caracas son contratados por un año como orquesta de planta del prestigioso Hotel Tamanaco. En 1959 se disuelve la agrupación. A principios de la década de los sesenta, funda junto a su amigo Víctor Pérez la Orquesta “Sans Souci”, grabando temas que aún perduran en el recuerdo y gusto de los melómanos, que se convirtieron en verdaderos clásicos de la música popular venezolana. En 1962, decide abandonar la “Sans Souci” y se incorpora a la orquesta de Jesús “Chucho” Sanoja, donde trabaja por espacio de un año. Allí tuvo, la oportunidad de compartir en el plano vocal con Héctor Barinas, Montes De Oca, y nuevamente, con el guarachero neoespartano Víctor Pérez.

“AL FIN Y AL CABO QUE”

Para principios de los años ochenta, inicia su etapa como solista, participando en Festivales, grabaciones  y presentaciones personales, entre las que se pueden mencionar: 1er. Festival de Boleros del Mar de Valencia, donde compartió tarima con lo mas granado del Bolero, incluyendo artistas como Leo Marini, Luch0 Gatica y Jhonny Albino.

Festival de Boleros de Mérida. Grabación del CD “El Legado”, junto a la gran Dama del Bolero: Doña Graciela Naranjo 4to. Festival de Boleros del Mar de Valencia, siendo ovacionado y aclamado cuando cantó a dúo el tema “Pregonera”, con Doña Graciela Naranjo, pionera del movimiento bolerístico de Venezuela, les acompañó la Orquesta del maestro Angel Balán y la dirección corrió por cuenta del Maestro Alberto Naranjo. El Festival de San Carlos, Cojedes.  En otra reseña que aparece sobre parte de la vida de este insigne cantante romántico venezolano se puede conocer que: Aún no terminaba de marcar el reloj las 8:00 de la mañana, cuando desde el cuarto se escuchó la voz excitada: “Fue varón!!!”… El abuelo del recién nacido, quien se encontraba reunido con su agrupación musical en la puerta de la casa, ante aquella noticia, se acercó junto a sus compañeros a darle una sonora bienvenida a la criatura, quien entre sollozos, parecía comprender su misión. Esta historia se desarrolló en la heroica ciudad de La Victoria, en el Estado Aragua, Venezuela, un 24 de Octubre de 1921; el infante fue bautizado por el párroco de la comunidad con el nombre de Rafael Ernesto Galindo Oramas, conocido artísticamente solo como Rafa Galindo, y algunos años mas tarde, fue re-bautizado por el locutor Perreti Hidalgo, como “El Trovador de la Radio”. Su adolescencia transcurrió entre notas musicales, acompañando a su abuelo a los “saraos” que éste animaba con su grupo.

“AMAR Y SUFRIR”

En uno de esos “toques”, al acercarse el respectivo paréntesis de la medianoche, el abuelo lo presenta a la consideración de la audiencia, y aunque Don Rafa confiesa, que por el consabido miedo escénico, a las primeras, se rehusó, sin embargo el veterano músico le convenció… Y el resultado, no pudo ser mejor, el público estalló en aplausos, y entre apretones de manos y felicitaciones un pecho henchido de orgullo, y su primer salario como “profesional”: ocho Bolívares.  Aquel improvisado y a la vez exitoso debut, le motiva a continuar forjando su destino como cantante; así, se incorpora al “Trío Antillano”, junto a Picolo y Escalante; prosiguió con la Orquesta de los hermanos Rivas y luego con la “Tropican Nights”, esta última dirigida por un músico muy popular para la época bajo el apodo de “pajarito”, narrándose a continuación más o menos lo que ya hemos dejado asentado anteriormente. Para el año 1963, es llamado por Renato Capriles para reforzar a “Los Melódicos”, una Orquesta  relativamente nueva (fundada en 1958), calificada como La Orquesta que impone el ritmo en Venezuela”, donde rápidamente, este ya veterano interprete impone varios temas como: “Tus ojos”, “Recuerdos”  y “Arráncame”, entre otros; contribuyendo así a la consolidación de la Orquesta.

“ENAMORAME”

Llega el año de 1968, y Rafa regresa a la Billo’s Caracas Boys, a vivir su tercera etapa con la Orquesta (el único cantante que ha vivido las tres “repúblicas”  de Billo), ésta, fue su estancia más breve con la orquesta, pues a los dos años decide tomar nuevos rumbos. Pasados los agitados sesenta, el inicio de los setenta le encuentran nuevamente con su viejo amigo Víctor Pérez y un nuevo proyecto, la conformación de un quinteto, el cual con el correr de los años fue ampliado a septeto, con esta agrupación se dan a la tarea de animar festividades en Caracas y el interior del país, allí se mantuvo por siete años; sin embargo, su atracción por las orquestas parece ser mas fuerte y una vez mas decide probar suerte en otro sitio. En 1978, se le encomienda la tarea de crear una nueva orquesta, y después de conversar y convencer a varios músicos y cantantes, da inicio a “La Tremenda”, allí comparte la vocalización con Doris Salas, Cheo Hernández y como cosa curiosa, incorpora a Eddie Castro, un cantante que ya había ganado reputación en el ambiente como baladista pop. Para principios de los años ochenta, inicia su etapa como solista, participando en Festivales, grabaciones  y presentaciones personales.    … Y así próximo a sus 89 años, Rafa Galindo continuo peregrinando por los escenarios, cantando, contando historias, con su siempre buen humor, su afinada voz y con una lúcida memoria, alegrándonos la vida y enamorando los corazones, hasta que lo sorprendió la muerte el 25 de mayo de 2010 en Caracas. Fuente: SALSA 2U. …SENTIR LATINO!:    http://salsa2u.freeservers.com/rafagalindo.htm

“CONTIGO EN LA DISTANCIA”



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s