“OMARA PORTUONDO: LA NOVIA DEL FILIN”

Omara Portuondo Peláez nació el 29 de octubre de 1930 en el barrio de Cayo Hueso de La Habana, su madre pertenecía a una familia española rica y se esperaba de ella un casamiento que la uniera a otras familias de la sociedad. En cambio, escapó con el hombre que amaba, un jugador de Baseball del equipo nacional cubano. Tuvieron tres hijas y como en cualquier hogar cubano había música. No tenían dinero pero, pero tenían las voces de los padres de Omara, cantando en la cocina donde hacían sus vidas diarias.

Ella recuerda sus canciones, incluida entre sus favoritas “La Bayamesa” de Ernesto Grenet y Sindo Garay (también cantada por Compay Segundo en Buena Vista Social Club). Estas fueron sus primeras lecciones informales de canto y dichas canciones permanecen en su repertorio hoy en día. Cuando su hermana Haydée se convirtió en bailarina del famoso club Tropicana, Omara Portuondo pronto la siguió, por accidente. La compañía de Ballet se vio reducida un día de 1945 cuando una bailarina se retiro dos días antes de una importante premier. Omara había visto ensayar a su hermana tan a menudo que se sabía todos los pasos y le pidieron que entrara en el ballet. “Era un cabaret muy chic, pero dije que era inadmisible”, recuerda Omara. “Era muy tímida y me daba vergüenza mostrar mis piernas”.

Su madre le dijo que no podía defraudarlos y así comenzó una carrera como bailarina, formando una sociedad famosa con el bailarín Rolando Espinosa. Hasta el día de hoy actúa en Tropicana, pero como una de sus cantantes estrellas. Los fines de semana Omara y Haydee cantaban Standard de Jazz americanos con algunos amigos: César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez y el pianista Frank Emilio Flynn, se hacían llamar Loquibambla Swing y el estilo que tocaban (una versión cubanizada de la Bossa Nova con influencias del Jazz americano) se conoció como “feeling” o “filin” ( como a menudo se menciona en español ).

En su debut de radio Omara fue anunciada como Srta. Omara Brown, la novia del filin. “El nombre inglesado pronto fue olvidado, pero todavía muchos cubanos la conocen como “La Novia del Filin”. En 1950 fue integrante de la Orquesta Anacaona, y hacia 1952 Omara y Haydée formaban un cuarteto vocal femenino con Elena Burke y Moraima Secada, liderado por la pianista Aída Diestro. Se convirtieron en uno de los grupos más importantes de la historia musical cubana y Omara permaneció con el “Cuarteto las D´Aida” durante 15 años, aunque la formación original solo grabó un álbum para RCA Víctor en 1957, realizaron numerosas giras por América y los arreglos vocales de Aída eran muy innovadores y compartió escenarios con Edith Piaf, Pedro Vargas, Rita Montaner, Bola de Nieve y Benny Morè.

Sirvieron como acompañantes de Nata King Cole cuando este se presentó en el Club Tropicana. Omara también conoció y compartió su arte con figuras como Ernesto Lecuona, Isolina Carrillo, Arsenio Riodrguez y otros. Su álbum debut en solitario fue “Magia negra”, apareció en 1959. En este álbum cruza música cubana y jazz e incluye versiones de “That Old Black Magic” y “Caravan” de Duke Elligton. Luego del lanzamiento de su álbum en solitario, permaneció con el grupo y dos años más tarde estaba con “Las D` Aida” cantando en un hotel de Miami cuando la crisis de los misiles cubanos causó la ruptura de las relaciones con América y comenzó un largo periodo de aislamiento de Cuba, volvieron inmediatamente a casa. Continúo con Las D`Aída hasta 1967.

Año en que comenzó a dedicarse finalmente a su carrera en solitario. Omara representaba a Cuba en festivales internacionales a la vez que mantenía su alto nivel también es Cuba. En los años 70 canto con el grupo top de charanga “Orquesta Aragòn”. Viajó intensamente, haciendo presentaciones en varios países como Francia, Japón, Bélgica, Finlandia y Suecia. Omara realizó muchas grabaciones a lo largo de las dos décadas siguientes; pero entre las mejores se encuentra un álbum que grabara con Adalberto Álvarez en 1984 y dos álbumes realizados para el sello español “Nubenegra”: “Palabras” y “Desafíos”. En el 2000 World Circuit, lanza “Buena Vista Social Club presenta…Omara Portuondo”, el tercer lanzamiento de la serie y un álbum que finalmente coloca su expresiva voz: al centro del escenario.

Omara grabó con una banda de ensueño que incluía a músicos del Buena Vista como Rubén Gonzáles, Orlando “Cachito” López, Manuel “Guajiro” Mirabal y Jesús Ramos, y además apariciones de artistas invitados como Elìades Ochoa, Compay Segundo, Manuel Garban e Ibrahim Ferrer. El álbum fue acogido con grandes elogios de la crítica, y condujo a Omara a una gira por todo el mundo en el 2000-2001 con sus compañeros del Buena Vista, ERubèn Gonzàlez e Ibrahim Ferrer, permitiendo así a todo una generación de fans, la oportunidad de ver en un concierto en vivo a este trío ilustre.El 2002 encuentra a Omara una vez más en la carretera con una extensa gira mundial en solitario, con numerosas fechas en Norteamerica y Europa. En Otoño del mismo año participa en le Festival de Jazz en Japón, en el cual comparte escenario con Michael Brecker, Herbie Hancock, John Patitucci, Wayne Shorter y Danilo Pérez.

En el 2003 participa de los festivales de verano en Europa, donde destaca en una increíble aparición en el One World Stage del legendario Festival inglés de Glastonbury. Ese mismo otoño continua la gira por Canadá y Estados Unidos junto a su banda de talentosos artistas. En septiembre del 2003 Omara regresa a los estudios de la EGREM para grabar lo que será su segundo disco solitario producido por World Circuit. Nick Gold se une a Alê Siquiera en las tareas de producción. Completan el grupo de producción las colaboraciones del aclamado injeniero Jerry Boys y el renombrado músico y arreglista cubano Demetrio Muñiz. “Flor de Amor” marca un cambio de dirección para Omara.

Este trabajo, su segundo álbum solitario, rebela una textura más enriquecida y el lado sutil de la voz de Omara, músicos cubanos combinados con una excelente selección de músicos brasileños dan al disco un sonido distinto. Omara realizó en 2004 exitosas giras en Europa, en mayo y junio ha realizado más de 45 shows presentando este álbum. Para ello ha contado con una banda con más de 16 músicos en escena. Entre ellos esta Alfred Thompson (Iralere), vocales como Estela Guzmán y Laura Flores del grupo vocal Gema 4. La vida de esta importante intérprete de la música cubana fue llevada al celuloide por el cineasta Fernando Pérez en el documental Omara. Y su país ha reconocido su bella carrera musical y su aporte a la cultura cubana con la Orden Félix Varela de Primer Grado, que otorga el Estado cubano.

Reiteramos que en el 2004 realizó el Tour Europeo de “Flor de Amor”, que pasó por escenarios tan importantes como el Olimpia en Paris, Concertgebouw en Ámsterdam, Royal Festival Hall en Londres o la Filarmónica de Munich. En octubre de ese año participó en el concierto “tres mujeres tres voces” en El Zócalo de Ciudad de México junto a Oumou Sangare y Eugenia León. Luego fue invitada a grabar con Alejandro Sanz el bolero “Eso”. “Flor de Amor” fue nominado al Premio Grammy en la categoría “Mejor Álbum Latino Tropical Tradicional’, ganó el premio “Billboard Latin Music Awards” en la categoría “Tropical Album Of The Year, Female”, y volvió a ser nominando a los Grammy Latino, en la categoría “Mejor Álbum Latino Tropical Tradicional’. En la actualidad Omara Portuondo continua haciendo presentaciones en Cuba, pero ya no con la periodicidad de los años de sus resonantes éxitos como interprete de la música romántica en particular Fuente: Wikipedia

Anuncios

4 thoughts on ““OMARA PORTUONDO: LA NOVIA DEL FILIN”

  1. No hay palabras para catalogar la voz de Omara, como dijo Compay Segundo: “Los angeles bajados del cielo”, he seguido su carrera desde hace 12 años y cada dia la admiro mas

  2. Es admirable que Omara con el paso de los años sea como el buen vino, que añejo es mejor, es un orgullo para cualquier cubano contar con una voz tan admirable, una persona tan enamorada de su profesión y más aún tan enamorada de su pueblo y cultura.
    Felicidades por el premio otorgado recientemente y que sigas cosechando más éxitos.

  3. Omara le da profundidad y sentimiento a cualquier cosa que cante. Podría cantar los números de la guía telefónica y nos seguiría conmoviendo.
    Omara en su humildad no es consciente de su grandeza.
    Ella y Elena Burke son dos personalidades inmensas, son Cuba.

    Un españolito,

    Adolfo Urbina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s