“EL BOLERO COMO UNA RELIGION”

Entendiendo, de la manera más amplia posible, que como amantes incondicionales y acérrimos del bolero sabemos y conocemos que sus notas están conformadas por toda una gama de signos que tocan la fibra más honda del amor en todo su esplendor. O al desamor, a la tristeza y la desesperanza. Esto es, a la felicidad por tener un amor, al dolor por haber perdido un amor, a la esperanza por tener o recuperar un amor, a la añoranza por lo que significó un amor, al descalabro por no tener la suerte de tener un amor, al despecho por el desprecio o la indiferencia de un amor, a la tragedia por la desaparición de la persona a la que le brindamos un amor.

Es decir, que alrededor de todos nuestros sentimientos siempre gira un bolero como si se tratara de un satélite que nos alumbra, que nos habla, que nos dice, que nos murmura muy quedo lo que nos está sucediendo, identificándonos de inmediato con esa melodía, a la que le brindamos tal dedicación como una forma de pleitesía, que la convertimos por obra y gracia de nuestros sentimientos en el pan nuestro de cada día, por haberla escogido como el reflejo de nuestro padecer, teniéndola como una oración que a cada momento invocamos como un rezo, traduciéndose ese bolero en toda una estrofa de una religión, dado que su letra es la plegaria que elevamos con la segura pretensión de gozar de un triunfo por sentirnos amados o para aliviar lo que padecemos por no ser favorecidos por el amor que soñamos, convirtiéndose en una letanía que obligamos a que nos acompañe por doquier como suerte de una Caja de Pandora para buscar alegría o alivio bajo los efluvios emanados de ese, nuestro querido bolero.

Considerando que sobre el particular Héctor Rego, en su libro “Ccantando quiero decirte” plasmó un escrito que se ajusta a lo que estamos tratando es por lo que nuevamente hacemos alusión a ese trabajo cuyos extractos dicen así: “El bolero es el kirieleison de una religión, el salmo de una liturgia ofrendada a un amor que es una verdadera divinidad. El bolerista es teólogo, redentor, misionero y oficiante de un ritual nocturno cuyo incienso es un aroma a ron, tabaco y besos. La iglesia de esta religión es el botiquín, la boite, el casino, el dancing, el cabaret, el prostíbulo o el bar. Y la feligresía, los fieles de esta religión somos nosotros, que del amor hicimos un sol maravilloso, romance tan divino, los desvalidos de amor, los que tenemos que convencernos de que sí existe vida después del despecho, los desprovistos de fe. El bolero tiene que ayudarme a conseguir, la fe que con engaño ya perdí…La ofrenda en el altar del bolero se lleva a cabo en la rocola, ese confesionario expiatorio del rito iniciativo, y el objeto de adoración divina es, por su puesto, el ser amado, diosa de nuestras almas. Beatitud que lleva al bolero que reza, Santa, Santa mía…sé mi guía en el triste calvario del vivir.

O aquél otro bolero que dice y canta Porque aquí tú eres Dios en este altar sagrado donde te espero yo…. Como en toda religión hay cruz, clavario, flagelación, llaga de amor que no puede sanar pues llevamos en el alma cicatrices imposibles de borrar, expiación de culpas y pecados, pero también hay felicidad sacrosanta y pura, la fase paradisíaca de perfecta comunión con el ser amado siempre fuiste la razón de mi existir adorarte para mi fue religión Sabrá Dios, uno no sabe nunca, por eso me entrego sumiso a tu adoración y canto porque eres mi vida, mi cielo y mi Dios. Los amantes creen que el bolero del amor divino sólo es un cántico que glorifica la comunión con el ser amado y que permite vislumbrar el Paraíso. Creen que si yo encontrara un alma como la mía el bolero pudiera postrarse sin martirios ni desgarres ante la adoración.

Son capaces de ver en el otro la reencarnación terrestre de la Gloria e ingenuos pretenden que alguna Virgen de Medianoche escuchará alguna vez su ruego de amor. Ilusos, aún no entienden que el bolero es también un Réquiem para un amor que condenará su alma al purgatorio donde habrá vía crucis, sufrimiento y agonía. Encomendamos nuestra alma a la Virgen María Luisa Landín, a Santa Rita Montaner, a San Agustín Lara, a la Virgen del Carmen Delia Dipini, a San Pedro Flores, a San Miguel Matamoros, A San Felipe Pirela; a todos los Santos del Santoral incluido Daniel. Recemos la inmortal “Oración del caribe” con Toña La Negra, el bolero nuestro de cada noche cantémoslo hoy, santificado sea tu hombre y bendito sea entre todas las mujeres. Desventurado los que aman, porque de ellos será el Reino de los Celos”. Apreciamos que esta especie de apología de lo que nos induce a continuar comulgando con lo que es el bolero para nosotros, complementa satisfactoriamente por que esta melodía constituye toda una religión, por lo que creemos que la idea que en principio se plasmó quedó claramente expuesta y definitivamente ilustrada.

Anuncios

2 thoughts on ““EL BOLERO COMO UNA RELIGION”

  1. Magnifico magnanimo reporte del sentimiento amoroso de el amor como inspracion compositiva literal o musical sin el amor no existtria la vida como la conocemos el amor es gran escudo que le preserva en nuestro planeta el amor al aire el fuego el agua la tierra elementos vitales para la vida tres de ellos estan siendo irracionalmente contaminados estamos respirando bebiendo comiendo contaminacion peligrosa gracias al amor de activistas consecuenes con causa lucha de amor por la preservacion de la vida en nuestro mundo aun existimos la batalla es grande por esta causa y no cesara caeremos en ella pero otros tomaran la posta por la causa todo por amor amor ala vida amor entre todos los seres de nuestro planeta amor por nuestro mundo nuestro hogar nuestra patria nuestro continente el mundo entero toda la humanidad animales plantas orografia geografia la ionosfera estratosfera capa de ozono agua aire tierra fuego amor ferviente amor a todo esto que nos da la vida que es nuestra vida mia tuya de toda la materia organica viva o inerte todo tiene su funcion util pra que vivamos como lo expresan la musica la letra de los boleros el sentimiento del amor verdadero es un santuario un altar sagrado nuestro que nadie puede mancillar burlar sacrilegiar pero en el amor como en todo nada es perfecto y esto lo hace imprevisible erroneamente humano para suerte nuestra estamos mayoritariamente mas cerca a lo perfecto sino todo seria un caos total gracias al amor verdadero sentimiento subleme sagradamente ritual como especificas en tu pensamiento EL BOLERO EL AMOR ES COMO UNA RELIGION gracias al bolero por ser la expresion la voz mas veraz fervoroza imparcial cruda de las emociones mas sentidas a las que nos somete el amor Lucho Gatica esta en el partenon de los grandes interpretes el bolero congratulaciones .Enaldro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s