!OIR BOLERO SIN WHISKY!

El titulo se escogió con el preconcebido y directo propósito de llevar, si se quiere de una manera gráfica, la determinación de que en toda nuestra América, en todos los rincones que conforman este basto y bello continente, está arraigada de una forma tradicional, autotona, costumbrista o folclórica, que es un lugar común tomarse un whisquisito, o cualquier otra bebida espirituosa entre las muchas que existen y de variada pinta en nuestra hermosa región, mientras nos deleitamos, disfrutamos o vivimos esa grandiosa experiencia que es oír un reconfortante, añoroso y doloroso bolero, de esos que nos han marcado para toda la vida, en unión de nuestros amigos, amigas o una grata compañera para disfrutar, penar o evocar exquisitos, bellos o dolorosos momentos . Fue, es y será por los siglos la más placentero forma  para disfrutar de una muy buena interpretación, de una magnifica letra y un soberbio arreglo musical, que cuando nos toca lo más profundo de nuestro ser afloran los sentimientos  más sensible y reconfortante como cuando estamos, por supuesto, en la mejor de las compañías, como lo es la de la mujer que se quiere, que se ama, la compañera, la que es todo para uno durante ese placentero instante, que muchas veces se hace interminable en lo más recóndito de nuestro ser. Convirtiendo por obra y gracia de ese ese alo maravilloso en lo más embriagante y lleno de las más queridas y deseadas premoniciones como si estuviéramos dentro del más profundo sueño, haciéndonos protagonistas de tan especiales momentos. Todo ello sucediendo sin pausa, con deleite y sin necesidad de llegar al extremo de embriagarse exageradamente con la clase de ingestión alcohólica que nos hace evidentemente que exclamemos que fue de pronósticos reservados, de esas que dejan al día siguiente el consabido ratón, más moral que físico o psíquico. Siempre podremos  llegar en tan especiales situaciones al estado alegre pero sin traspasar los cánones de los limites que el sentido común nos señala. Esto es historia pura, pues desde mucho antes de la época de Maria Castaña (Esto es un decir, un dicho, un refrán, que se hizo popular dentro de los venezolano, pero que es originario de España, utilizado para referirse a cosas que sucedieron hace muchísimos años) era costumbre concurrir a los famosos bares de antaño, cantinas, botiquines o sitios propicios para ello, que existían en todos los países latinoamericanos, y comenzar a escuchar los correspondientes boleros de moda que se encontraban en las Rockolas de esos típicos establecimientos, donde, en nuestro caso, por solo un bolívar se podían oír hasta cuatro canciones. Es asì como podemos recordar entre nosotros aquellas canciones que interpretaban, entre otros, Julio Jaramillo, Olimpo Cardenas, Lucho Bowen, Daniel Santo, Ñico Membiela, Panchito Risset, Pedro Infante (El Primero que interpretó los boleros rancheros), Lucho Gatica, Alfredo Sadel, Carmen Delia di Pini, La Lupe, Xioamara Alfaro, Chucho Avellanet, Orlando Contreras, Vicentico Valdes, Felipe Pirela, Leo Marini, Nelson Pinedo, Bienvenido Granda, Jose Luis Rodriguez, Héctor Murga, Héctor Cabrera, Celio González, Mirtha Pérez, Milthiño, Nelson Ned, Nat King Cole, Esteleita del LLano, Blanca Rosa Gil, Claudia de Colombia, Emilio Arvelo (Famoso por ser el interprete del Cumpleaños Feliz, el himno de todo cumpleaños venezolano, cuyo compositor es Luis Cruz, (sin lugar a dudas y sin utilizar un comodín), Juan Carven, Antonio Prieto, Orlando Vallejo, Alci Acosta, Jose Alfredo Jimenez, Javier Solis, Fernando Fernandez, Monna Bell, Toña La Negra, Nicolas Urcelay, Alfonso Ortiz Tirado, Renè Cabel, Lucho Barrios, Lucho Bowen,  Vicky Jimenez, Los Indios Tabajara, El Indio Araucano, El Trio Los Panchos, El trio Los Tres Reyes, el Trio Los Tres Caballeros, el Trio Los Tres Ases, el Trio de Los Hermanos Rodriguez, Los Hermanos Arraigada, Los Angeles Negros, Los Terricolas, entre muchos otros más. Entre los centros mas conocidos para nosotros y para la época podemos recordar (Acuerdense de lo que nos representa el dicho “Recordar en Vivir”), La Cervecería Alemana (Av. La Salle, Los Caobos), La Cervecería Rio Chico (Chacao), la Cervecería Maracaibo (Altamira), El Caracas City (El Silencio), El Casique (El Silencio), Bar Plaza (El Paraíso), La Cigueña (Bello Monte), Montmatre (Baruta), El Porlamar (Chacaito). Para el recuerdo colocamos una fotografía de propagandas electorales correspondientes a los comicios del año 1959.

abril_1963_centro_de_caracas.jpg

Anuncios

3 thoughts on “!OIR BOLERO SIN WHISKY!

  1. Muy buena página, mi abuelo fué uno de los `primeros en chile en cantar boleros rancheros en los “Guastecos del sur” y en crear un mariachi en formato original… yo también toco en un mariachi y amo el bolero… realmente muy buena página… y larga vida a los boleros, existe algo más romantico?…

    La gloria eres tuuuu…(8)

    saludos!!

  2. Quiero hacer un breve comentario en relación al último punto tratado, me refiero al de las Cervecerías.Creo que la mencionada “La Cervecería Alemana” ubicada en la Av La Salle,en Los Caobos tenía por nombre “Munich” y si mal no recuerdo fué la primera en Caracas.Era muy frecuente oir:”vamos a echarnos unas lisas en la Munich”.Otro sitio de este estilo muy famoso en esa época fué “La Cueva del Oso”,¿la recuerdan?

    • Creo que el Arizona fue primero que la Munich. En todo caso, era una cervecería ubicada en la Av. Andrés Bello, una cuadra antes de la iglesia de la Chiquinquirá. En la puerta, se colocaba un caballero vestido de Cow Boy. Yo, que estudiaba cerca , lo tenía como reducto, junto con los compañeros de clase. Buen sitio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s