“LOS ANGELES NEGROS”

Una vez que vas a Yesterday, no quieres salir, pero eso es tema para otro Post. Aqui, para lo que frecuentan este local ubicado en la Urb. Altamira, Autolavado de Dia, Nightclub de Noche, les dejo este adelanto, que nos dio la idea de crear hasta un podcast. “Y Volvere”, con Los Angeles Negros, presentados por Amador Bendayan.

Anuncios

“CHAN CHAN ES CUBA, DIGAN LO QUE DIGAN”

 

Olvidemosno de la situacion politica de Cuba, de si Fidel esta vivo o muerto. Chan Chan, escrita por Compay Segundo(1907-2003) en 1987, siendo una de sus ultimas composiciones, a lo que dijo textualmente: “Yo no compuse Chan Chan; la soñé. Sueño con la música. A veces me despierto con una melodía en la cabeza, oigo los instrumentos, todo muy clarito. Me asomo al balcón y no veo a nadie, pero la escucho como si estuvieran tocando en la calle. No sé lo que será. Un día me levanté escuchando esas cuatro noticas sensibles, les puse una letra inspirándome en un cuento infantil de cuando yo era niño, Juanica y Chan Chan, y ya ves, ahora se canta en todo el mundo”. Para Mi es una de las canciones mas emblemática de Cuba. Es el Soudtrack obligado de un viaje a Cuba, hace unos años, por mi gusto a la música y también del documental “Buena Vista Social Club”. Fui con unos grandes amigos y llegamos a la conclusión de que Cuba era como una especie de un Gran Botiquín sin techo, el Disney World de los botiquines, en el buen sentido de lo que quiero decir, en vez de ver al ratón mickey, hay trios de boleros excelentes en todas las esquinas, y conjuntos musicales como arros, interpretando su música de una forma muy especial, con un mensaje que hay que leerlo entre lineas para descifrar el mensaje que se le envía al mundo, por eso estos vídeos que me hace sentir allá, me hace recordar y reflexionar sobre muchas cosas, espero que lo disfruten al igual que yo.

“ORLANDO CONTRERAS: LA VOZ ROMANTICA DE CUBA””

“EN UN BESO LA VIDA”

ORLANDO CONTRERAS, de acuerdo con sus propias formas de pensar y de actuar, se  convirtió en un artista de altos quilates, ganándose con justicia el calificativo de “LA VOZ ROMÁNTICA DE CUBA”,  abrazando si se quiere una fama inusitada y de tales proporciones que se le llegó a comparar con el legendario e inmortal DANIEL SANTO, el “INQUIETO ANACOBERO”, de quien fue uno de sus mas entrañables amigo y con quien compartió, no solo escenarios, sino la gran popularidad que se le brindaba en Medellín, donde ambos eran conocidos como “LOS JEFES” cuando estaban o actuaban juntos y a cada uno como “EL JEFE” cuando actuaban o estaban separados. Gozó de una bien y cimentada fama como interprete de los boleros más dramáticos, llegándose a decir que era la versión masculina de la grandiosa BLANCA ROSA GIL, ya que ambos interpretaban música casi de corte exclusivo por lo particular de sus letras, que los llevaron a ser considerados como los más genuinos interpretes de los boleros que más reflejaban los verdaderos y duros hechos que envolvían los sentimientos de una pareja, que retrataban sin cortapisas lo que el amor podía producir en situaciones puntuales y cuales podían ser las formas de solucionarlas, pasando por la venganza, la pasión pura, el odio y los sentimientos encontrados. Sus boleros definitivamente están contestes con el calificativo que los colombianos le han puesto a esta clase de canciones, como que simplemente son “CORTA VENAS” por lo profundo y dramático de sus letras y por lo que representan para el despecho o el “guayabo”, ya que sus admiradores personalizaban el dramatismo que esas canciones envolvían y se sentían aludidos como protagonistas de los hechos sobre los que versaban sus expresiones. Para nosotros constituye un gran honor abrir una pagina en este espacio para brindarle reconocimiento a quien, ya no solo también es una leyenda de la canción romántica, sino que se ha convertido en un inmortal del bolero, siendo referencia obligada a la hora de tratar este genero desde cualquier punto de vista.Honor a quien honor merece. Introito: EL BLOG DEL BOLERO: OSWALDO PAEZ. Sigue leyendo

“PLAZOS TRAICIONEROS”

Con Vicentico Valdez, el original:

“Cada vez que te digo lo que siento
tu siempre me respondes de este modo
deja ver, deja ver
si mañana puede ser lo que tu quieres.

Pero asi van pasando las semanas
pasando sin lograr lo que yo quiero
si tu Dios es mi Dios
para que son esos plazos traicioneros.
-r-
Son traicioneros porque me condenan
y hoy me llenan de desesperación
yo no se, si hoy me dices mañana
porque otro me robo tu corazón.

Y cada vez que te digo lo que siento
no sabes como yo me desespero
si tu Dios es mi Dios
para que son esos plazos traicioneros.

Traicionero….”

Bolero de Luis Marquetti, grabada con su propia orquesta, para Seeco Records, el 30 de junio de 1953. Grabado en la produccion: “Canciones Premiadas de Vicentico Valdes”

“BOTIQUIN, BAR, NIGHT CLUB, LA BOITE”

Nosotros, como cualquier venezolano de màs de 50 años, le decíamos “Botiquín” a todo cuanto antro estuviera dispuesto para poderse tomar una cerveza, un ron, un anis, un whisky, en ciertos casos, no necesariamente acompañado con música. A veces incluía comida, ligera, no  propia de lo que se hace con r una gran y buena preparación, simplemente aquèl alimento que sirviera para paliar la necesidad de comer, lo que convertía al sitio también en un restaurantes de emergencia., que era otra forma de lucrarse del dueño o los dueños del sitio Todo esta disertación surge como consecuencia de que alguien preguntó que si existe alguna diferencia entre los nombres que le sirven de tìtulo a esta pàgina, todos dedicados principalmente al expendio de licores, de bebidas alcohólicas, de bebidas espirituosas. De la connotación que se desprendía de esa simple pregunta se nos ocurrió tratar de conceptualizar los términos o nombres de esos sitios en un buscado orden similar al cronológico, pero ubicándolos de abajo hacia arriba,  del peor al mejor, de acuerdo con las experiencias propiamente venezolanas, y es asì que logramos obtener empíricamente que: :BOTIQUIN: que creemos que en Colombia se le dice igual, en México Cantina, es el sitio donde por excelencia era utilizado por el proletariado, por la clase de menos  recursos económicos, dado que los precios de las bebidas estaban al alcance de todo cuanto ser pudiera contar con trabajo o aquel que se ganara un dinerito en la realización de cualquier faena momentánea que le surgiera. De esta clase de sitios, mal llamados de esparcimiento, han surgidos millones de comentarios y anécdotas. Siempre se especulaba que cuando entraras en uno de ellos tus sentidos tenìan que multiplicarse y estar “ojo avizor” por si surgía cualquier discusión, riña o pelea, donde te pudieras involucrar sin tener arte ni parte en su origen o en la reyerta que se hubiese formado. Generalmente en aquellos tiempos las peleas, riñas o reyertas siempre se realizaban a golpes, a puño limpio, sin que faltara una que otra vez un botellazo o un golpe con un palo o algo parecido. No había nacido todavía el ensañamiento, la alevosía, la traición y el agavillamiento , ya que los pleitos se dirimían como hombres, de frente y solo utilizando como armas las manos, los puños o los pies, cuando más. Todavía nos podíamos considerar personas de sanos sentimientos, de rectos procederes y de sostener la palabra como que si se tratar de un documento, respetando siempre la integridad física del contrincante y, por sobre todas las cosas, su vida, que era sagrada para todo el mundo. El ensañamiento, el odio, la falta de escrúpulos y la carencia total de lo que caracterizaba al buen samaritano, no había surgido todavía. No es como desde hace como diez años. que la criminalidad, el odio, la venganza y la falta de todo sentimiento y escrupulos han venido surgiendo con el macabro acompañamiento de la utilización a diestra y siniestra de las armas de fuego, o cuando menos de armas blancas, por lo que la asistencia a un sitio de estas características, sobre todo en los barrios, esta total y definitivamente prohibido, a menos que se viva en el mismo lugar de su ubicación y que todos sean conocidos, lo que no es ninguna garantía, pero por lo menos la tranquilidad es un poco más llevadera. Estos eran sitios típico de los barrios venezolanos, sobre todo de los caraqueños. donde se expendían bebidas alcohólicas a partir de las 2:30 de la tarde. Podías escuchar música de tu preferencia proveniente de Rockolas, pero asombrosamente se notaba que el volumen era exagerado en extremo, por lo que las conversaciones había que sostenerlas a gritos, que era la única manera en que se podía hablar para hacerse entender. Generalmente la asistencia era de puros hombres, ya que se consideraba un lugar para simplemente beber, oír música y hablar de cualquier cosa, de cualquier tema, cuando se podía. Caracterizado por tener mesas de billar (No Pool) y mesas de Dominò que constituían la otra parte de la diversión en tales establecimiento, sitio obligado de reunión luego de que se terminaran las faenas semanales los días sábados. Generalmente el sitio estaba dotado de una gran barra que era la preferida de los consumidores para entablar sus amenas tertulias ya que por la cercanía entre consumidores las conversaciones podía fluir de una manera más normas y no a gritos. También se estilaba oír en las emisoras de radio las carreras de caballo, los juegos de pelotas o las carreras de carro (Que caraqueño de aquellos años no se acuerda de “Coche a la vista”, palabra típica de la narración de una carrera de carros). Luego vino la televisión, donde los programas preferidos en estos sitios eran, por supuestos, los deportivos, incluyendo en ellos las carreras de caballos, ya que las carreras de carros habían desaparecido de Venezuela. Siempre se hizo referencia al boquitin de una forma despectiva, sobre todo si el comentario provenía de las madres,  de las esposas, de las arrejuntadas, de las del segundo frente, de las amantes o de las novias, pues se le consideraba como una especie de antro donde supuestamente el hombre se corrompía, se hacía adicto a la bebida (Todavía no se conocia la droga), o al menos “cogía malas mañas” de aquellos compañeros que no eran muy bien vistos. Entre esta clase de establecimientos públicos recordamos, si la memoria no nos falla: Sigue leyendo

!OIR BOLERO SIN WHISKY!

El titulo se escogió con el preconcebido y directo propósito de llevar, si se quiere de una manera gráfica, la determinación de que en toda nuestra América, en todos los rincones que conforman este basto y bello continente, está arraigada de una forma tradicional, autotona, costumbrista o folclórica, que es un lugar común tomarse un whisquisito, o cualquier otra bebida espirituosa entre las muchas que existen y de variada pinta en nuestra hermosa región, mientras nos deleitamos, disfrutamos o vivimos esa grandiosa experiencia que es oír un reconfortante, añoroso y doloroso bolero, de esos que nos han marcado para toda la vida, en unión de nuestros amigos, amigas o una grata compañera para disfrutar, penar o evocar exquisitos, bellos o dolorosos momentos . Fue, es y será por los siglos la más placentero forma  para disfrutar de una muy buena interpretación, de una magnifica letra y un soberbio arreglo musical, que cuando nos toca lo más profundo de nuestro ser afloran los sentimientos  más sensible y reconfortante como cuando estamos, por supuesto, en la mejor de las compañías, como lo es la de la mujer que se quiere, que se ama, la compañera, la que es todo para uno durante ese placentero instante, que muchas veces se hace interminable en lo más recóndito de nuestro ser. Convirtiendo por obra y gracia de ese ese alo maravilloso en lo más embriagante y lleno de las más queridas y deseadas premoniciones como si estuviéramos dentro del más profundo sueño, haciéndonos protagonistas de tan especiales momentos. Todo ello sucediendo sin pausa, con deleite y sin necesidad de llegar al extremo de embriagarse exageradamente con la clase de ingestión alcohólica que nos hace evidentemente que exclamemos que fue de pronósticos reservados, de esas que dejan al día siguiente el consabido ratón, más moral que físico o psíquico. Siempre podremos  llegar en tan especiales situaciones al estado alegre pero sin traspasar los cánones de los limites que el sentido común nos señala. Esto es historia pura, pues desde mucho antes de la época de Maria Castaña (Esto es un decir, un dicho, un refrán, que se hizo popular dentro de los venezolano, pero que es originario de España, utilizado para referirse a cosas que sucedieron hace muchísimos años) era costumbre concurrir a los famosos bares de antaño, cantinas, botiquines o sitios propicios para ello, que existían en todos los países latinoamericanos, y comenzar a escuchar los correspondientes boleros de moda que se encontraban en las Rockolas de esos típicos establecimientos, donde, en nuestro caso, por solo un bolívar se podían oír hasta cuatro canciones. Es asì como podemos recordar entre nosotros aquellas canciones que interpretaban, entre otros, Julio Jaramillo, Olimpo Cardenas, Lucho Bowen, Daniel Santo, Ñico Membiela, Panchito Risset, Pedro Infante (El Primero que interpretó los boleros rancheros), Lucho Gatica, Alfredo Sadel, Carmen Delia di Pini, La Lupe, Xioamara Alfaro, Chucho Avellanet, Orlando Contreras, Vicentico Valdes, Felipe Pirela, Leo Marini, Nelson Pinedo, Bienvenido Granda, Jose Luis Rodriguez, Héctor Murga, Héctor Cabrera, Celio González, Mirtha Pérez, Milthiño, Nelson Ned, Nat King Cole, Esteleita del LLano, Blanca Rosa Gil, Claudia de Colombia, Emilio Arvelo (Famoso por ser el interprete del Cumpleaños Feliz, el himno de todo cumpleaños venezolano, cuyo compositor es Luis Cruz, (sin lugar a dudas y sin utilizar un comodín), Juan Carven, Antonio Prieto, Orlando Vallejo, Alci Acosta, Jose Alfredo Jimenez, Javier Solis, Fernando Fernandez, Monna Bell, Toña La Negra, Nicolas Urcelay, Alfonso Ortiz Tirado, Renè Cabel, Lucho Barrios, Lucho Bowen,  Vicky Jimenez, Los Indios Tabajara, El Indio Araucano, El Trio Los Panchos, El trio Los Tres Reyes, el Trio Los Tres Caballeros, el Trio Los Tres Ases, el Trio de Los Hermanos Rodriguez, Los Hermanos Arraigada, Los Angeles Negros, Los Terricolas, entre muchos otros más. Entre los centros mas conocidos para nosotros y para la época podemos recordar (Acuerdense de lo que nos representa el dicho “Recordar en Vivir”), La Cervecería Alemana (Av. La Salle, Los Caobos), La Cervecería Rio Chico (Chacao), la Cervecería Maracaibo (Altamira), El Caracas City (El Silencio), El Casique (El Silencio), Bar Plaza (El Paraíso), La Cigueña (Bello Monte), Montmatre (Baruta), El Porlamar (Chacaito). Para el recuerdo colocamos una fotografía de propagandas electorales correspondientes a los comicios del año 1959.

abril_1963_centro_de_caracas.jpg

“TITO RODRIGUEZ: “EL INOLVIDABLE” CANTANTE DEL AMOR”

“INOLVIDABLE”

Quizás por un hecho casual y eventual este fenomenal e inmortal cantante tropical, Director de Orquesta, compositor y arreglista de origen puertoriqueño se convirtió en un excelente, exquisito y grandioso interprete del bolero, acrecentando aun mas su fama y reputación como artista del canto integral, ya que había adquirido una justificada reputación y un meritorio reconocimiento como interprete de lo que posteriormente se denominó salsa y de otros ritmos movidos bailables. No fue dueño de una grandiosa y potente voz, pero si supo modularla de tal forma que sus boleros rápidamente se convirtieron en verdaderos clásicos y en piezas super solicitadas por los amantes de la buena música por la forma de decirlos, casi en secreto y con una cadencia y musicalidad única  Su forma de entonar las canciones era clara, precisa, nítida, con un estilo totalmente incomparable e inolvidable. Precisamente ese famoso bolero del no menos famoso pianista cubano JULIO GUTIÉRREZ, titulado “INOLVIDABLE”, es el que lo hace famoso y luego de su fallecimiento es el origen del calificativo de “EL INOLVIDABLE”, desde luego que muy merecidamente por todo su aporte a la cultura musical de su país y del mundo, quedando para siempre inmortalizado como el gran músico que fue. Luego vendrían todas los famosos y bellos temas que quedaron como prueba definitiva de lo que fue este grandioso interprete del bolero, del bolero sentido, del bolero al que le imprimía una calidez y un ritmo tan especial que lo convertía en un susurro melódico inigualable, sensible, amorosamente inspirador. Es por ello que muchos de los temas que interpretó se convirtieron en su voz en verdaderos clásicos del pentagrama musical romántico universal, siendo referencia obligada como uno de los mas grandes boleristas que ha dado latinoamerica y que lo ha llevado a la posteridad de una manera imperecedera y grata para el disfrute de las generaciones que le han precedido. Probablemente nos hemos quedado corto en presentar un pequeño perfil de quien se inmortalizó con la interpretación muy especial y única del bolero, pero esperamos que ello sirva de orientación para formarse una idea de quien fue el gran e inmortal TITO RODRÍGUEZ, “EL INOLVIDABLE” y que nuestros ilustres visitantes lo valoren en su verdadera dimensión en el escrutinio a que lo someterá en la oportunidad de expresar su opinión al respecto. Introito: EL BLOG DEL BOLERO: OSWALDO PAEZ. Sigue leyendo